jueves, marzo 06, 2014

Gastón + Baquero. El poeta.

tomada de elpais.com
Los poetas holguineros realizaron un homenaje a Gastón Baquero, uno de las bestias negras para cierta zona de la oficialidad. Y a saber por qué. Pues que un hombre promueva determinada ideología no lo vuelve demonio. Mucho menos fantasma. Eso lo entendieron los muchachos de La Luz, editorial de la AHS que ha sacado la novedad de una antología poética dedicada al escritor mezclado en la memoria nacional con el mítico grupo Orígenes, apuntalado siempre por el no menos mitológico Lezama Lima.
De Baquero se celebra el centenario este año y por eso los holguineros no quisieron quedarse atrás. Como dijera el escritor Manuel García Verdecia en la presentación, “hablamos de un hombre en otra dimensión. Celebramos al gran poeta y al amigo entrañable, al cubano que guardó en su corazón las memorias de su patria”. Eso dijo al entregar Poderosos pianos amarillos, a la venta ya en todas las librarías, quizá para propiciar una nueva oleada de interés por la poesía de quien también fuera periodista en el Diario de la Marina.
Pero el nombre Gastón también salta a la vista cuando se habla se publicaciones como Verbum, Espuela de Plata y Clavileño, todas antecesoras de Orígenes y que fueron posibles en parte por el mismo grupo de poetas, la mayoría influyentes al punto de sobrepasar diccionarios para asentarse en la memora de los jóvenes quienes con responsabilidad lo recuerdan, lo imitan y algunos hasta tratan de parecérsele en todos los sentidos.
Sin embargo Baquero es uno de esos apellidos que aún se manejan con cierta precaución solo por aquella relación suya con el gobierno de Batista, un coterráneo suyo, y esto también es dato para avivar el fuego mítico, pues aseguran que el poeta de Saúl sobre su espada es habanero como Lezama, dato que podría provocar un embrollo a los biógrafos más meticulosos, y que es menos importante para quienes solo buscan en sus versos lo que se busca con cualquier poesía.
Candidato al Príncipe de Asturias de las Letras y al Cervantes, Gastón Baquero murió en Madrid en 1997, ciudad donde se radicó al salir de Cuba inmediatamente después del triunfo revolucionario. Desde entonces en la isla han sobrevenido etapas de ataques furibundos y abrazos discretos. Hemos atestiguado un abrazo. Esperemos que mañana también se repita, por el bien de nuestro patrimonio cultural.