viernes, mayo 21, 2010

¿Un sonido de terror?... El amolador de tijeras

Llevaba día detrás del sonido. Lo escuchaba en la distancia y me ponía en acción: métete en el pantalón (traía chores), cálzate los zapatos (llevaba chancletas), cúbrete con el pulóver (traía uno poco apropiado), y sal para la calle. Pero, cuando ... leer más...