viernes, abril 24, 2015

Con catedral, y en Buenos Aires



Entre los escritores cubanos que han viajado hasta la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en este 2015 uno es Marcial Gala, cienfueguero nacido en 1963. Silencioso, amable y a veces sonriente, Gala, quien es narrador y poeta, anda feliz con su experiencia Argentina, sobre todo porque dice admirar desde siempre este país que confirma amable con el extranjero y propicio a la literatura y su creación. 


La alegría sin embargo ha sido doble para él pues recién ha negociado con la prestigiosa editorial Corregidor la publicación de su novela La catedral de los negros, Premio Alejo Carpentier 2012 y uno de los libros distinguidos por la crítica a lo más destacado de lo publicado en Cuba al año siguiente.


Para el 30 en la Feria se prevé la presentación  de esta novela que le ha dado tantas sorpresas y a la que, según palabras del autor, podría catalogarse como una exploración sobre “el mal”, “la iniciación de un poeta”, “la violencia” y “la diversidad cultural y religiosa” en la Cuba contemporánea. 


También para este día, y en el mismo momento, espera mostrarnos su nuevo libro de cuentos titulado Escuchando a Miriam H que publicara en Camagüey la editorial Ácana y con el cual estuvo presente en la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana. 


Previo al acontecimiento literario que, en su 41 edición, abrió sus puertas ayer en los predios de La Rural, había compartido con Gala durante el II Congreso Internacional El Caribe en sus Literaturas y Culturas, celebrado en la Ciudad de Córdoba.

En Córdoba supimos también que tiene escrita y publicada en La Habana y España una novela de título Monasterio, historia de crimen, sangre e intriga en la Cuba de hoy, un mundo que parece conmoverlo, preocuparle y a la vez, afincarlo a la realidad de las ficciones.