martes, enero 27, 2009

Una crónica por su muerte: El regreso de John Updike

En realidad nunca se fue a ningún lugar. John Updike había estado en su casa de Massachusetts y sus libros habían permanecido en las estanterías. Sin embargo, sólo me decidí a comprar uno de ellos hace algunos años en una librería húmeda y bulliciosa de la calle Reina, en La Habana. El libro me cayó en la cabeza cuando buscaba por los estantes cierto ejemplar de la literatura latinoamericana. Lo miré con sospecha, como si en el golpe hubiese existido alguna mala intención. Estaba cubierto con un forro blanco y lo había editado Letras Cubanas en 1971 gracias al cuidado de quien publicó joyas literarias en los ochenta: el editor Felipe Cunill.

leer más...