viernes, septiembre 19, 2008

Antilla y el rabo de nube

Unas horas después de que Antilla fuera arrasada por el huracán, los habitantes del poblado vivieron otro momento de terror: el nacimiento de un tornado en la bahía. Era media tarde cuando el brazo de agua y viento iba rumbo a la costa. Si llegaba, una segunda fuerza natural podía retorcer lo ya torcido. Las mujeres se horrorizaron. Un niño le preguntó a su papá si soñaban una pesadilla y el padre quiso calmarlo alisándole el peinado. Para él todo estaba muy claro. Pisaban otro peldaño de la realidad que los había engullido desde la noche del domingo cuando Ike se metió entre calles y pasillos con una fuerza descomunal.

leer más