jueves, julio 31, 2008

Un lugar de techos luminosos

El tren la atraviesa con furia. Aunque hay una estación que obliga a hacer escala allí, los trenes que no tienen prevista parada en Sabanazo pasan veloces junto al pueblito. Los pasajeros sacan la cabeza por las ventanas y se quedan viendo las casas que a mediodía despiden una luminosidad capaz de cegarlos por buen rato. Desde la tierra los niños saludan, y también saludan los mayores.
leer más...